PSJM Logo
PSJM es un equipo de creación, teoría y gestión formado por Cynthia Viera (Las Palmas G.C., 1973) y Pablo San José (Mieres, 1969).

Siguenos

La Hoya Original

PERFORMANCES VECINALES

 

Los Performances Vecinales forman parte de un proceso participativo que nuestro equipo ha iniciado recientemente con los vecinos y vecinas de la zona de casas terreras de Hoya de la Plata, enmarcadas en el proyecto «La Hoya Original». Tras el exitoso proceso desarrollado en la zona de la urbanización, que ya camina de forma autónoma con la asociación vecinal y cultural La Hoya Horizontal, se ha fundado en esta otra área –a partir de este proyecto y también con un alto índice de participación que ha desbordado todas nuestras expectativas– la asociación Hoya de la Plata Original, que toma este nombre por ser la zona donde nació el barrio. Nuestro equipo estético-social, al igual que hiciera con su barrio hermano, ha proporcionado símbolos de identidad a la comunidad, como el logotipo de la asociación, partiendo de consultas, debates y deliberaciones sobre los signos identitarios que sienten como suyos.

Vestidos con monos de trabajo amarillo canario y el logotipo de la asociación serigrafiado a su espalda, los vecinos y vecinas han realizado tres llamativas acciones urbanas. Cada una de estas performances vecinales pone el acento en una de las necesidades más urgentes recogidas en el diagnóstico participado que nuestro equipo realizó en el barrio.

 

«A VIDA O MUERTE»

La primera acción “A vida o muerte” llama la atención sobre el gran peligro de seguridad vial que tiene Hoya de la Plata en la carretera que sube al Salto del Negro, la calle del Párroco José C. Quintana Sánchez. Esta vía resulta ser una calle muy transitada por vecinos y vecinas, por la que deben cruzar niños diariamente, y por la que los vehículos circulan a gran velocidad. Se reclama un disuasorio de velocidad: los llamados guardas muertos o lomos de asno.

 

 

«HAY OLORES QUE MATAN»

La segunda acción “Hay olores que matan” denuncia los malos olores a los que está sometido el barrio, debido no tan solo a la cercanía del vertedero municipal, sino también a la circulación de camiones de basura que no están sellados convenientemente. El hedor llega hasta el interior de las viviendas llegando a ser insoportable. Se demanda un cambio de ruta o cualquier otra solución a este problema de salud pública.

 

 

 

«EL LOCAL INVISIBLE»

La tercera acción “El local invisible” incide en uno de los principales problemas a los que se enfrenta la ciudadanía con afán de organizarse y hacer vida de barrio: la falta de un local social en el que poder desarrollar las actividades propias de una asociación que está demostrando ser muy activa. Se demanda el diseño participado y la construcción de un edificio que acoja estas actividades.

 

 

Estas acciones estético-sociales de carácter reivindicativo se plantean como un recordatorio visual para las autoridades municipales que visitaron el barrio en los comienzos del proceso participativo y que renuevan cargo: el alcalde Augusto Hidalgo y los/as concejales/as Javier Doreste, Lourdes Armas y el ahora concejal Prisco Navarro. Confiamos que estos recordatorios sirvan para que los problemas se solucionen con prontitud.

Las acciones han contado con el apoyo de la Concejalía de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, asumiendo así la institución que esta área del gobierno municipal ha de fomentar la calidad democrática de la ciudad y considerando, por tanto, la reivindicación y la crítica constructiva como un valor democrático y participativo.

En el proceso de creación y ejecución de estas performances las aportaciones creativas y productivas de vecinos y vecinas han sido una constante, llevando el nivel de participación en el arte contemporáneo más allá de la mera asistencia y actuación por parte del público que asume unas normas dictadas previamente por el o la artista. Si bien se parten de ideas y elementos estéticos propuestos por el equipo PSJM, que actúan aquí como técnicos/as expertos/as tanto en arte y como en participación, el debate y la deliberación constante han otorgado un grado de frescura y democracia estética muy satisfactoria.

LA HOYA ORIGINAL: EL PROCESO PARTICIPATIVO

«La Hoya Original» es una iniciativa que nace a raíz del proceso participativo que empezó hace ya más de un año en el barrio de Hoya de la Plata. Llegamos allí para dinamizar y dignificar la vida del barrio por medio de la participación ciudadana, el arte, la arquitectura y las formas imaginativas de reivindicación y organización. En la actualidad, se puede ver cómo el gran muro de contención, primer paso en la rehabilitación integral, ya está terminado, y que las vecinas y vecinos, a través de la asociación cultural y vecinal La Hoya Horizontal, funcionan de modo autónomo con un equipo gestor perfecta y horizontalmente organizado.

Sin embargo, Hoya de la Plata no es solo el área de los bloques, lo que estrictamente hablando se llama Urbanización Hoya de la Plata, sino que se extiende también a una gran área de casas terreras unifamiliares, las primeras casas que se construyeron en la zona: Hoya de la Plata Baja, la suelen llamar. Nosotras preferimos devolverle su valor llamándola La Hoya Original.

Todo empezó en una reunión de La Hoya Horizontal, en la urbanización de Hoya de la Plata. Nardy Barrios, que se encontraba en campaña política por su candidatura a la alcaldía de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, convocó a vecinos/as de la Hoya de la Plata Baja a esta reunión. Al finalizar, a petición de vecinos y vecinas, se nos solicitó que iniciásemos un proceso participativo similar al que tan buenos resultados ha tenido en su barrio hermano, lo cual fue posible empezar gracias al apoyo de la Concejalía de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Habría de tenerse en cuenta que el contexto de La Hoya de la Plata Baja es completamente diferente, pues se trata de casas terreras particulares y no de comunidades de vecinos y los problemas de movilidad eran diferentes, por lo que el proyecto se debía afrontar de manera distinta. Para comenzar, realizamos un mapeo del barrio, tomando fotos de todas las zonas con necesidades estructurales y contactando con los agentes vecinales.

Así pues, se convocó una primera asamblea en la que PSJM nos presentamos y mostramos nuestro trabajo con el proyecto La Hoya Horizontal. Analizamos las necesidades del barrio y abordamos el diseño del cartel y la organización de su impresión en el Centro Cívico Suárez Naranjo.

En esta primera asamblea de presentación y debate, que serviría para esbozar un diagnóstico, hubo una participación significativa por parte de vecinos y vecinas. Era evidente que había ganas de participar, así como empuje e ilusión por parte de todo un barrio que quería hacerse responsable de las cosas comunes.

De las muchas carencias que se recogieron en el primer diagnóstico, la asamblea encontró tres prioritarias:

1) La creación de una nueva asociación vecinal.
2) La construcción de un local social donde poder reunirse y realizar las actividades propias de una comunidad organizada.
3) La visibilidad. Recuperar la identidad del barrio y hacerla visible. Hacer que el barrio exista para la ciudad, para la ciudadanía y para las instituciones.

Con el objetivo de solucionar el primer problema, se convocó una Asamblea General. Diseñamos el cartel y organizamos su impresión en el Centro Cívico Suárez Naranjo.

En una asamblea que desbordó el espacio del aula parroquial que les presta la Iglesia para reunirse, votaron unas 90 personas (entre votos presenciales y delegados, pues hay muchos vecinos y vecinas con problemas de movilidad que no podían asistir, pero que sí estaban muy interesados/as en que el barrio se dignificara). Había unanimidad y consenso.

En consecuencia, en muy poco tiempo se creó la nueva Asociación Vecinal y Cultural. El taller de autogestión se transformó en asesoramiento directo a la nueva Junta Directiva. Les preparamos toda la documentación para el Registro de Asociaciones en Gobierno de Canarias, alta en la Agencia Tributaria, contabilidad, libros de actas, registro de socios/as, etc.

De allí salió una junta directiva muy activa; un equipo excelente. Se decidió también adoptar el calificativo que propusimos con el nombre del proceso participativo (La Hoya Original), pero variando el sustantivo, por lo que finalmente se la denominó AVAC Hoya de la Plata Original. Por nuestra parte, recogimos en esa asamblea una serie de aspectos simbólicos y conceptos con los que la gente del barrio se sentía identificada para poder ofrecerles un trabajo de identidad visual que sintieran suyo. El resultado fue un sello y logotipo de líneas digitales y composición tradicional que resalta el origen marinero del barrio que se utilizaría para la asociación vecinal y cultural.

Inicialmente, acudimos a la Concejalía de Urbanismo para buscar información sobre la titularidad de los terrenos del local social existente en el barrio y aclarar algunas dudas. También asesoramos a la junta directiva en cuanto a la fundación, gestión y demás trámites que habrían de llevar a cabo en el Registro de Asociaciones del Gobierno de Canarias y en la Agencia Tributaria.

Mostramos a los vecinos/as la aplicación del Ayuntamiento “LPGC Avisa”, a la que se puede acudir para problemas puntuales. Se creó un chat de WhatsApp con los vecinos y vecinas en el que se planteaban problemas y soluciones. También la asociación vecinal y cultural creó una página de Facebook, AC/AV-Hoya de la Plata Original, donde pueden comunicarse y mantenerse al día con el proyecto.

El trabajo se desarrollaba rápidamente en Hoya de la Plata Original. La junta directiva trabajaba sin descanso y el resto de vecinos/as apoyaba sin cesar. En poco tiempo, logramos recibir la primera visita de un cargo público, el concejal de Participación Ciudadana, Sergio Millares, que recorrió junto a su equipo el laberinto de calles que conforman el risco de Hoya de la Plata, tomando buena nota de todas las carencias (muchas) que tiene el barrio para informar a las diferentes áreas de gobierno municipal del estado de abandono en el que se encuentra. Con anterioridad a su visita, se hicieron reuniones en casa de una de las vecinas porque no había un lugar oficial de reunión en ese momento. En estas reuniones se planificó el recorrido que se haría con el concejal.

También los Servicios de Limpieza inspeccionaron la zona. Tan solo un día después vino el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, acompañado de su equipo y la concejala de distrito Lourdes Armas.

Asimismo, el concejal de Urbanismo Javier Doreste visitó el barrio posteriormente y prestó atención a los problemas y se comprometió a buscar soluciones. Debíamos confiar en la voluntad política para ver cumplidos los objetivos marcados.

En el mes de abril invitamos a los vecinos/as de Hoya de la Plata Baja al Consejo de Participación Ciudadana con motivo de los presupuestos participativos para que se familiarizaran con ellos y conocieran al equipo, aunque el barrio no estuviera a tiempo de presentar una propuesta, fue una experiencia muy constructiva, conocieron a representantes de otras asociaciones de vecinos/as.

Nos reunimos también con la consejera y el equipo técnico de la Consejería de Territorio y los/as técnicos/as del Laboratorio de Paisaje del Cabildo de Gran Canaria. A raíz de esa reunión, se acordó intentar organizar un encuentro entre la Consejería y vecinos para integrar las necesidades planteadas en la primera reunión del barrio dentro del proyecto de rehabilitación paisajística de la zona.

Por último, hemos coordinado junto al equipo de la concejalía de Participación Ciudadana en prácticas la realización de encuestas por el barrio para un estudio sociocultural y detectar las actividades que potencialmente podrían interesar a los vecinos. A través de este estudio, hemos confirmado que el perfil sociocultural y económico del barrio es medio-bajo, y demográficamente envejecido, por tanto, podemos afirmar que la inversión de recursos institucionales en la zona es necesaria y totalmente justificada.

El 8 de mayo se organizó una nueva asamblea, nos encargamos del diseño del cartel y gestión de la impresión en el Centro Cívico Suárez Naranjo. Teniendo en cuenta los gustos y preferencias declarados en las encuestas, el equipo de Participación Ciudadana propuso una semana de actividades que incluía actividades artísticas. Aprovechamos esa semana para impartir el Taller de Comunicación Vecinal: Comunicar, Motivar, Ilusionar de manera muy práctica y con resultados inmediatos.