PSJM Logo
PSJM es un equipo de creación, teoría y gestión formado por Cynthia Viera (Las Palmas G.C., 1973) y Pablo San José (Mieres, 1969).

Siguenos

Inmigración colombiana en Venezuela e inmigración venezolana en Colombia de 1970 a 2018

Esta obra mural pertenece a la serie «geometría social» de PSJM, en la que los datos estadísticos determinan las composiciones minimalistas. En este caso, se ha conformado una gráfica a partir de la interpretación de los datos provenientes de diferentes fuentes para mostrar un cruce de flujos migratorios entre pueblos hermanos y vecinos. Los colores comunes de los dos países aparecen aquí en una danza loca, como si la Bandera Madre de la Gran Colombia bailara una cumbia extraña.

Recientemente se ha puesto el foco en la inmigración venezolana en Colombia debido a la actual crisis humanitaria. Llama la atención así mismo la percepción negativa y el creciente clima racista –o, más bien, clasista– que, provocado en gran medida por los medios de comunicación, se está produciendo por una parte de la población colombiana hacia los venezolanos que ahora migran a su país. Sin embargo, como evidencia el mural, tradicionalmente ha sido la población colombiana la que ha emigrado a Venezuela. El mural muestra esta comparativa a partir de la década de los 70 del siglo XX, en la que cientos de miles de trabajadores colombianos llegaron a Venezuela atraídos por la bonanza petrolera. Como una enorme ola azul, destaca en la pintura mural el imponente repunte de flujo humano colombiano hacia el país vecino a principios de siglo XXI, debido al recrudecimiento del conflicto armado interno, a una segunda bonanza petrolera y, especialmente, a las políticas sociales del gobierno de Hugo Chávez. A partir de entonces, tras las deportaciones de 2015 y la crisis económica y social que vive la República Bolivariana, la cantidad de flujo muestra una tendencia claramente descendente.

Como representa la masa de color rojo en esta pintura histórica de gran formato, la inmigración venezolana en Colombia es prácticamente irrelevante hasta casi la actualidad. Todos los informes dan cuenta de tres oleadas bien diferenciadas por las características de la población migrante, de diferentes extracciones sociales, y por las diferentes percepciones que han provocado en la población colombiana. La primera ola de migrantes venezolanos la protagonizaron empresarios y grandes capitales que migraron a Colombia tras las nacionalizaciones decretadas por Chávez en 2006. La segunda ola, también relativamente pequeña en número, se produjo en forma de fuga de talentos, de profesionales y académicos, y en dos fases, primero en 2005 tras los despidos masivos en el sector petrolero y luego, en 2010, tras las expropiaciones y la devaluación de la moneda. La tercera ola corresponde a la más reciente migración masiva que desencadena la crisis migratoria. En 2017, con una moneda profundamente devaluada, una industria nacional empobrecida y altos índices de inseguridad, miles de venezolanos optaron por cruzar la frontera y procurar su supervivencia en Colombia en busca de un sueño que en muchos casos se torna pesadilla: salen de una crisis para entrar en otra. Recordemos que Colombia es un país muy inseguro con altos índices de violencia, una alta tasa de paro y una población que también sufre dificultades de acceso a la alimentación: se tiene noticia de que, tan solo en 2018, al menos 321 niños fallecidos por inanición. Una situación difícil a la que hay que sumar los linchamientos provocados por una mezcla de racismo y clasismo. Es a esta masa de pobres venezolanos a los que algunos colombianos denominan despectivamente «venecos» y no a aquellos que vinieron en las primeras dos oleadas, pertenecientes a clases sociales más altas.

LUGAR:

BIENALSUR. Cúcuta (sede Colombia).

«Juntos Aparte. II Encuentro Internacional de Arte, Pensamiento y Fronteras».

Casa Museo Torre del Reloj.

Comisariado por Alex Brahim.

FECHA:
2019